“No teníamos mucho tiempo, así que Levi, Jordi y Víctor han tenido que construir nuestra aplicación a medida que introducíamos una montaña de datos.
Eso conlleva un montón de cambios sobre la marcha, porque íbamos viendo que la herramienta trabajaría mejor con alguna mejora concreta. Además, han salido algunas lagunas que el planteamiento inicial no contempló por olvido u omisión.
La respuesta de Offing, siempre inmediata: pero lo más difícil, que se entiendan desde el mundo de la informática todas las tonterías con las que trabaja el mundo del vino, se ha conseguido. Un mérito enorme, cargado además de paciencia, porque la gente del vino somos francamente difíciles.
El resultado: tenemos una aplicación rápida, funcional, intuitiva, que facilita al máximo la corrección de datos, y que durará bastantes años con leves retoques. Más aún cuando en pocos meses la pasemos a formato de introducción de datos a tiempo real, usuario por usuario.”